SLIDER

La historia de la mecedora

29.10.15

¡Estoy feliz con mi silla nueva! La pobre estaba esperando que le den una nueva oportunidad (la tercera!) hace ya tiempo. Pero las cosas que son para casa siempre son las que más tienen que esperar. El famoso "en casa de herrero" ... acá se cumple!

La historia de esta silla empezó hace muuuchos años. Cuando mi mamá todavía tenía su Manufacta (donde hacía estampados artesanales) y viajaba a Brasil para ayudar a su hermano con Manufacta Brasil. Vio esta silla, se enamoró y se la trajo. Primero trajo la que ven a la izquierda, que es más grande. En el viaje siguiente se trajo la de la derecha, que es igual a la mía. Qué hizo después? {este tipo de locuras se ve que está en los genes!} Le encargó acá a un carpintero hacer 3 mecedoras iguales, para sus 3 hijos.

Ésta es la mía. No es un silla "fácil", necesita mucho espacio alrededor. De hecho, ocupa mucho espacio (y tampoco es fácil para fotografiar!). En mi casa siempre me costó encontrarle lugar. Pero desde que armé mi taller estuvo ahí y fue la silla ... ¡de mi perro! El se subía de un salto y me hacía compañía desde la mecedora. Pobrecita, qué destino! Lo que pasa es que en algún momento de su historia, la agarró algún malvado que le puso unas tintas espantosas y la dejó multicolor y toda rallada.

 Bueno, tenía todo tipo de problemitas ... Yo soy amante de la madera al natural, pero la verdad que ella no tenía remedio.
 
Ahora está blanca con algunos desgastes (la madera me lo pidió a gritos). Y, como no puedo con mi genio y mi amor por lo colores, fui a Coto en busca de salvación y encontré esté almohadón en oferta. 

La verdad sea dicha (ésto es Blogger verdad) necesita almohadón porque todavía no mandé a arreglar la esterilla.

Pero me parece que hacen muy buena pareja!

Acá un detalle de las patas torneadas y de los resortes que decidí dejar en su color original.

 Cada vez que la veo ahora siento que me sonríe con agradecimiento. En ella -cuando todavía estaba bien- me sentaba con mis hijos bebés y los arrullaba. Quién sabe, en esta "nueva" mecedora quizás un día arrulle a mis nietos ... y ella seguirá escribiendo su historia.

-------------------------------------------
Es siempre un placer reciclar muebles y darles un nueva oportunidad, respetando su historia. Te lo recomiendo! Si no te animás, ya sabés que haga tenés manos amigas dispuestas a ayudarte ;)
-------------------------------------------

Baradero y San Pedro gracias a patín

8.10.15

Estos campos de flores amarillas (de soja?) siempre me fascinaron. Pero nos pasa que vamos embalados en la ruta con un destino en mente y nunca paramos. Qué suerte que esta vez lo hicimos!
Íbamos camino a San Pedro y Baradero, donde #hijamenor y su equipo de Patines Imperiales de GEBA darían un show a beneficio.

Ésto fue en el mes de septiembre, cuando la naturaleza nos da unos espectáculos de renacimiento inigualables. Paramos acá a sacar fotos y fue una buenísima idea. Yo en realidad quería pasar la tranquera y correr por los prados cual Heidi.

Pero me quedé del lado de afuera de la tranquera, sacándole también a ella y sus maderas 1500 fotos. Adoro las tranqueras!! [elemento 1 que me hace feliz: tildado!]

Llegamos el sábado al mediodía (temprano) para almorzar en lo de Mónica y César (recomiendo llegar temprano si quieren encontrar lugar). Para mi felicidad: había un molino! Otro de los "habitantes" del campo que me fascinan. [elemento 2 que me hace feliz: tildado!]

Era un día precioso y pudimos comer en la lindísima galería que tienen (con árbol incluido que pasa por el medio del techo). De paso les cuento: es caro y la comida no es gran cosa. Pero el lugar es muy lindo! Además había un perfume a azahares que me enamoró. Era como estar haciendo aromo terapia. De verdad hace bien! El lugar da para quedarse un rato largo, pasear y disfrutarlo.

Me encantó esta combinación de chapa, madera y verde.

La madera y el verde definitivamente se llevan muy bien.

La foto de arriba se llama: "hacer andar el carro y que los zapallos se acomoden" ;) Es muy lindo dar un paseo por la huerta que tienen, de donde sacan muchas de las cosas que usan para cocinar.

De ahí nos fuimos al complejo de cabañas donde paramos. Muy recomendable Cabañas de la Rivera!
Miren lo que era nuestra casa verde sobre pilotes!

Todo este deck para nosotros solos, con reposeras y hamacas paraguayas incluidas.

También un mangrullo (al que se puede subir y ver el río) y un molino :)
Todo rodeado de mucho verde. [elemento 3 que me hace feliz: tildado!]

Detalle de la cabaña azul, que está más aislada y sobre la barranca. Y que adoré.


Después de dejar a #hijamenor en el club de Baradero para su ensayo final pre show, nos fuimos a dar una vuelta por la Costanera.

La costa del río es muy linda y está bien cuidada.

Ahí pueden encontrar este "food truck" que es como el personaje del lugar. Super pintoresco y lleno de detalles.


Viejos galpones abandonados pero muy bien "usados" para reflexiones lúcidas y street art.

Típicas construcciones ferroviarias inglesas bastante bien conservadas, con algunos puestos de venta de artesanías (¿?) adentro. 


Todo tiene onda en el lugar. Los vehículos también!

El domingo a la mañana salimos con #marido a buscar algo rico para el desayuno y nos cruzamos con este almacén bien de pueblo (las cabañas están bastante aisladas, en las afueras de San Pedro). Sabio el perro, eso era lo que había que hacer en una mañana de domingo como esa!!!

A la tarde emprendimos el regreso y nos dimos una vuelta por San Pedro centro (que ya conocíamos) y donde siempre se encuentra algo lindo para fotografiar ;)


De broche final una pasada por Vuelta de Obligado, lindísima vista al atardecer (sí, ya sé, no hay foto de la vista, ups).

No podían faltar mis amigos los caballos! [elemento 4 que me hace feliz: tildado!]

Dame verde, molinos, tranqueras y caballos; y soy feliz.
¿Les gustan las escapadas? ¿Desconectar al menos por dos días, ventilarse, cambiar de aire y de paisaje? ¿Tienen alguna escapada para recomendar?
© taller mAnUfActA • Theme by Maira G.