SLIDER

Acá estoy!! :)



 ni yo lo puedo creer. pero acá está y acá estoy.
el blog de un sueño y yo, soñando.
una aventura que no sé dónde me llevará. pero esa es parte de la historia.
lanzarme a la aventura sin saber muy bien dónde me llevará. sin tener todo ordenadito, planificado y en una planilla de excel. otro yo. o quizás, el auténtico yo.
me hace feliz hacer cosas con las manos. desde chiquita junto papeles de todo tipo, stickers, tijeras, marcadores y demás artículos de librería. mi mamá es artista y tiene un taller lleno de pinceles y pinturas; y también muchas cosas raras. no es una artista "tradicional". mi papá es un creativo y, supongo, un artista que no ejerce. pero también me contagió su fanatismo por distintos tipos de artículos que sirven para "crear": papeles, marcadores especiales, máquinas raras ...


en fin, quizás hasta ahora no había oído ésto que estaba adentro mío. 
ahora decidí darle un lugar, un espacio, un tiempo,  
una oportunidad ...

"Manufacturar la felicidad" tituló Vero Mariani el post sobre taller mAnUfActA que escribió en Alma Singer {lo pueden ver acá: http://almasingersings.blogspot.com.ar/2013/05/alma-singer-ii-manufacturar-la-felicidad.html}
Me pidió que le cuente un poco "la historia" y yo le escribí este texto {sí, sí, me cuesta un poco resumir}. Me recomendó que lo comparta con todos en el blog, para que me conozcan un poco más. ¡Y tus deseos son órdenes Vero! :) Acá va:

Estudié administración de empresas en la UBA y me gradué con diploma de honor como hace 20 años. Era una chica muy estudiosa … Trabajé en empresas pequeñas, medianas y grandes. Era una clásica ejecutiva con tacos y trajecito sastre. Cuando nació mi hijo mayor –Juan, que hoy tiene 15 años- ya no pude sostener la relación de dependencia. ¡Mi instinto materno era muy fuerte! Ese fue el primer gran quiebre –y jugada arriesgada- en mi carrera. Decidí largarme a hacer, por mi cuenta, consultoría en marketing y comunicación. Me re inventé. Hice mi logo y mi presentación, y conseguí mis clientes muy de cara dura. O con convicción. Detectaba una empresa que me gustaba y en la que sentía que podía hacer un aporte, en función de algo que a ellos les faltaba. Me fue muy bien y lo disfruté mucho. Manejaba los horarios con libertad y podía estar con mis hijos (dos años y nueve meses después de Juan, llegó Emilia).

En 2003 un amigo de mi familia me ofreció, junto con otro amigo que vive en Italia, hacer una guía bilingüe (español / inglés) de viñas, bodegas y vinos de América del Sur. Intrépida e inquieta, me embarqué en esta aventura. Otra re invención en mi carrera. En este emprendimiento fui gerente de marketing, de administración, de finanzas, de personal, de distribución, de logística, gerente general y todas las gerencias que te puedas imaginar. Fui mujer orquesta y aprendí mucho, pero enloquecí un poco en el intento. No me sentía cómoda con el proyecto y quería estar más tiempo con mis hijos, que todavía eran chicos (y no les gustaba nada que viaje por trabajo, por ejemplo). Luego de muchos meses de meditarlo dije “hasta acá llegué”. Oootra tirada a la pileta. Y ahora qué, era la gran incógnita. En pocos meses tuve que afrontar varias cuestiones personales fuertes y ahí empezó una gran re invención de mí misma, no ya sólo de mi carrera profesional. Crisis, terapia, cursos en el Arte de Vivir, algo de meditación, muchas lecturas para pensar y la decisión de no querer ser parte del mundo del consumo vacío (no querer hacer el marketing “que miente”). Algunas experiencias en trabajos que tenían que ver con la responsabilidad social empresaria y con el sector social. Pensé que venía por ahí … pero no. Nada terminaba de cerrar.

En enero de 2011 cumplí 40 ¿te suena la crisis de los 40? Ese verano me había picado el bichito del decoupage y había ido con mi hija, cuando terminaron las clases, a tomar un par de clases a un taller donde nos enseñaron la técnica. Y nos habíamos propuesto hacer un banquito cuando estuviésemos de vacaciones en las sierras de Córdoba (mi lugar en el mundo, al que vamos todos los veranos). Ahí siempre llevamos las pinturas, los pinceles, los hilos, alambres y demás cosas para hacer “con las manos”. Mi amiga Yanina trajo ese verano 3 banquitos de madera y cada una puso manos a la obra en el suyo. ¡Fue puro disfrute! Y creatividad a full porque todavía no tenía muchos papeles. Era hacer con lo que tenía a mano, con lo que había encontrado dando vueltas por casa.



Así empecé a hacer, y hacer, y hacer. A recorrer madereras y librerías artísticas. A comprar papeles, pinturas, pinceles y objetos de madera. Y a decorar la madera con papeles. Más que todo, hacía banquitos y los regalaba, pero pronto se empezaron a colar más cosas. Todo esto no fue planeado, simplemente fue sucediendo. Una cosa tras otra, fluyendo. 
¡Y yo que siempre fui la chica Excel organizada!

Todas las cosas que hacía las publicaba en mi perfil personal de Facebook poniéndoles "with my own two hands" (hay una canción muy linda de Jack Johnson que se llama así). Un día una amiga me preguntó “¿lo hacés de hobbie o vendés?” y yo dije "lo hago porque me encanta hacerlo, ¡pero también puedo vender!". Y así empecé a vender (en 2011).
Como todavía conservo algo de chica ordenada pensé que tenía que crear una página corporativa para Facebook y entonces surgió la idea de ponerle taller mAnUfActA 
(manufacta = hecho a mano = with my own two hands).

[Manufacta fue un emprendimiento de mi mamá hace ya décadas, hacedora con las manos durante toda su vida. Hacía estampados artesanales sobre toallas, manteles, almohadones, sábanas y más. Retomé entonces el nombre y le sumé taller porque siempre me gustaron los talleres de todo tipo y porque sueño, un día, con tener un taller grande donde muchos puedan disfrutar de hacer cosas con sus manos.] 

Y para no perder mi tradición de chica estudiosa hice un curso de varios meses en el CMD (Centro Metropolitano de Diseño) sobre “Diseño y negocios” que, si bien no me aportó mucho desde el lado de negocios, me confirmó que en el mundo del diseño me siento cómoda, y me encanta.

Parece medio loco que –como dice mi marido- la ejecutiva de trajecito y tacos se haya convertido en la casi hippie de jeans y zapatillas. Pero yo creo que esto que “apareció” en mi vida a los 40 años, se estuvo gestando dentro mío desde hace mucho tiempo. Desde chiquita junto y amo papeles de todo tipo, stickers, cuadernos, tijeras, marcadores y demás artículos de librería, de “arte”, chucherías y “boludeces” varias. Mi mamá es una gran artista (que no ha logrado salir mucho fuera de su taller, pero súper talentosa) y mi papá un gran creativo. Sin dudas también mis hijos me ayudaron a darme ese "permiso" de volver a hacer cosas con las manos. Algo no necesariamente "productivo" sino simplemente el placer del hacer, más lúdico.
Por suerte, todas las señales que no supe ver en su momento (tengo muchas!) han quedado en algún lado y resurgen ahora con todas sus fuerzas. Claramente ahora pude darles un lugar, un espacio, un tiempo, una oportunidad.

Me encantan los papeles de todo tipo, la madera y las cosas lindas. Creo que los colores y las cosas que nos gustan nos alegran la vida. Hago con mis manos, en el taller que me armé en mi casa, con mucho amor y dedicación objetos únicos, originales, creativos, auténticos, personalizados, artesanales. Para mí, cada uno de ellos tiene vida. Algunos “dicen algo” con palabras o con imágenes, otros están pensados en función de algún tema o color, otros simplemente van surgiendo al combinar papeles de todo tipo, forma y color. La idea es que tengan que ver de alguna forma con quien los va recibir.

Me hace feliz hacer cosas con las manos. Mis manos nunca están quietas. Yo digo en Facebook que tengo espíritu inquieto y alma curiosa. Muy inquieto y muy curiosa. Adoro mi taller, es mi refugio y mi lugarcito en el mundo. Entrar y sentir el olor (mezcla de madera, pintura y algo que no sé definir) me hace feliz. Trabajar frente a la ventana por donde entra una hermosa luz natural, en compañía de mi perro (que tiene un sillón especial para el), la radio, objetos especiales y amados … es la dicha total. Cuando viene mi hija “a visitarme” es también divino trabajar con ella al lado, haciendo algo. Es difícil a veces separar trabajo / casa – familia. Pero también es práctico porque huequito que tengo, corro al taller.

Me inspiran los sentimientos, el comunicar a través de los objetos. Los colores, las formas, los diseños, la naturaleza en todas sus expresiones, la madera, las cosas lindas, las ganas de darle alegría a la gente. No tengo un estilo fijo, puedo hacer cosas más románticas en tonos pasteles, otras más naturales en tonos ocre, algunas con súper papeles importados y otras con recortes de papel de diario. Y esto me divierte, la variedad me mantiene viva y creativa. No podría hacer mil cosas todas iguales (para eso vayan a comprar a la fábrica!). No hay nunca dos cosas iguales en taller mAnUfActA. Nunca dos cosas me salen igual, por suerte (ni siquiera mis tarjetas!).


Los objetos de taller mAnUfActA son lindos pero además son “usables”. Y los pocos que no se pueden usar para algo, se “usan” para dar alegría a través del color y la belleza.

De punta a punta hago todo yo en taller mAnUfActA. Busco (busco mucho por acá y por allá) los materiales. Busco la ideas (las manos no me alcanzan para hacer todo lo que quisiera). Sello las bolsas, hago las tarjetas, diseño el packaging, saco las fotos, las edito y “decoro”, armo las promociones y sorteos, diseño el logo y la imagen, contesto los mails y mensajes de Facebook (siempre en el día), hago las entregas, llevo la parte “administrativa”, limpio el taller. Y claro: lijo, pinto, corto, pego, barnizo, diseño, pienso y siento cada una de las piezas.

Todo se va dando como por arte de magia. Como si alguien fuera tocando con su varita mágica en el lugar indicado para dar el próximo paso. Para mi es raro y nuevo no planificar y dejar que fluya, y además disfrutar de este proceso. Pero es un raro que está bueno y es increíble cómo se van uniendo los puntos.

Nota: este post originalmente lo escribí allá por 2011 y, como soy una inexperta blogger, al cambiar la configuración perdí los preciados comentarios que había recibido :-( igual los guardo en mi alma

18 comentarios

  1. Que lindo todo, el trayecto, el durante, el decidirse. Vivir y amar de lo que nos gusta no tiene precio!

    Felicitaciones por ese hermoso post!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ayyy, qué linda!! :)
      muchas, muchas,muchas gracias!!!!

      Eliminar
  2. Me encantó!!! Que lindo poder trasmitir tanto y hacer lo que una quiere!!!
    Felicitaciones,
    Vero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Vero! no hay nada más lindo que hacer lo que se ama ... y es la forma en que mejor salen las cosas

      Eliminar
  3. jajaja linda, muy bien que lo compartiste :) ESTO es lo que le da vida a tu emprendimiento, esta es su esencia, esta sos vos :)

    te deseo lo mejor y gracias por la buena onda de siempre!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alma Singer también es parte de la historia de taller mAnUfActA.
      GRACIAS por TODO,SIEMPRE

      besossss

      Eliminar
  4. Hola! Te encontré gracias al desafío blad de los talleres y me quedé leyéndote. Me re acuerdo cuando leí el post de Manufacta en Alma, justo justo en medio de mis primeros pasos con Palomitas... Que lindo volver a leerlo en tu blog y que placer encontrarte por acá. En esa oportunidad me emocionaste con tu relato y hoy nuevamente.
    Te mando un beso y nos leemos!
    Cariños,
    Angie

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Angie!!! Gracias por tus palabras ... ¡me emocionaste vos a mí!
      Nos "veremos" entonces por acá y también por Palomitas de maiz. ¡Qué alegría!
      besos!

      Eliminar
  5. Ana Carolina Oleiro27/5/14 11:29

    Lía..después de leer este post....tarde en realidad.....estoy entrando en mi propia crisis de los 40 !!! yo también quiero sacarme el trajecito y dejar de perder horas preciosas en una oficina...... mi trabajo es un bodriooooooo y mi mente siempre está en mi casa y los objetos que rescato para restaurar.....ojalá tome coraje un día......como hiciste vos.....bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Caro! Lo que te puedo decir es que me parece que es un proceso lento, que hay que dejar que fluya. Al menos en mi caso es así. A veces la vida te va llevando ... el tema es dejarse llevar. Yo creo que llega cuando tiene que llegar.
      Ojalá se te de, hay que tener paciencia.
      Nos vemos caladora en mano!!!
      besos y muchas gracias por tu comentario :))

      Eliminar
  6. Me gusta mucho lo que cuentas y cómo lo haces.
    ¡Enhorabuena por haber encontrado tu camino!
    Bsss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!!!! Es lindo además poder compartirlo :))
      Besos!

      Eliminar
  7. Cuesta aplicarle palabras o adjetivos, ya que son muchas y varias de estas se entrelazan. Lo simplifico: Sos una fenomena. Sebastián

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sebastián!! No sé quién sos (qué pena!), pero viniste a iluminar el último día de mi 2014.
      Muchas gracias!!

      Eliminar
  8. hermosa historia Lia !!! y con que lindas palabras describís cada instatne de tu vida, hermoso todo lo que haces, a seguir coloreando !

    ResponderEliminar
  9. Que bella historia! Felicitaciones por haber recorrido el trayecto que te permite hoy contarlo. Yo hace poco que ingresé en el mundo blogger...ando con ganas de iniciar un emprendiento pero me sobran miedos, jeje, así que inicié un blog para poder contar lo que hago. Gracias por contarnos tu historia, resulta inspiradora!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carolina! Muchas gracias por tus palabras.:))
      Dicen por ahí: Dónde mueren los sueños? En un lugar llamado miedo.
      Dale para adelante, nada malo va a pasarte, todo es un aprendizaje. Acá estoy para lo que necesites!

      Eliminar

gracias por tu visita!! feliz de recibir tu comentario :-)

© taller mAnUfActA • Theme by Maira G.