SLIDER

Homenaje a Gordito, y a las pequeñas grandes diferencias


No sabía si contarles esta historia. Las que me ven en mi perfil personal de Facebook o Instagram conocieron a Gordito. Pero esta foto me hizo pensar y tener ganas de compartirlo, porque no todo es lo mismo, hay pequeñas grandes diferencias.


A Gordito lo encontró mi hijo tirado debajo del ombú de la quinta familiar de General Pacheco. Era el 24 de diciembre de 2013 y nos estábamos preparando para la Nochebuena. Prácticamente lo sacó de la boca de uno de los perros que viven allá. 


No sabíamos muy bien qué hacer. Por esas cosas de la vida, encontramos allá esta casita de tela que era de los chicos cuando eran peques, y esta jaula que nos prestaron los caseros. Empezamos a tratar de alimentarlo, sin saber muy bien qué darle y nos lo llevamos a casa.



En cuanto volvimos, el 26, mi hijo se fue junto con la abu Gio a una veterinaria donde sabían de pájaros (que son muy pocas). Después de esperar 2 horas, el veterinario les dijo que estaba muy grave porque estaba repleto de gusanos de mosca. No voy a entrar en detalles porque todo era bastante impresionante. Pero mi hijo lo cuidó de día y de noche, aprendió cómo hacerlo. Lo revisaba, lo cuidaba y lo alimentaba con jeringa. El vet más tarde nos confesó que pensó que no sobreviviría ni dos días y lo felicitó por lo bien que lo cuidó. Un sentido paternal, de compasión y de responsabilidad impresionantes para un chico de 16 años.



Gordito empezó a mejorar y tomar fuerzas y pedía a gritos comida (como ven en la primera foto), que recibía más o menos cada 2 horas. También lo bañábamos y nos fuimos a Costanera a comprarle lombrices para que coma (no fue fácil enseñarle a agarrarlas). Todo siguiendo las indicaciones del veterinario, que lo habrá visto en total unas 10 veces, o más.



Realmente lo cuidamos a sol y a sombra. Los días de calor, incluso tenía un ventilador para el solo ;)
 

Nuestro perro se puso un poco celoso, pero básicamente le daba mucha curiosidad esa nueva criatura que habitaba en casa. Se portó muy bien y nunca lo asustó. Un genio Lucky!
  

Cuando nos íbamos los fines de semana a la quinta, lo llevábamos con nosotros. Con jaula, casa, comida, remedios y todo. Y era el nuevo protagonista familiar, todos querían cuidarlo y ayudarlo. Había que llevarlo a entrenar, como decía el vet, para cuando esté listo para volver allá.


Juan dedicó mucho tiempo a enseñarle a volar.


Incluso subiéndolo al árbol desde el cual se había caído.


Había que enseñarle también a encontrar agua y alimento por sí sólo. Porque nuestra intención siempre fue ayudarlo a recuperarse y luego dejarlo en libertad. Con el paso de los días también le pusimos apellido: Gordito Luchador, porque el también puso lo suyo en la pelea.
 

A mediados de enero Juan se fue de viaje con su abuela y Gordito quedó a mi cargo. ¡Tremenda responsabilidad! Lo cuidé yo también con mucha dedicación. Nunca en mi vida había agarrado un pájaro y me daba un poco de impresión, pero Juan lo hacía con tanta naturalidad que traté de aprender del él. 
Cuando lo encontramos estaba tan mal que tardó mucho en recuperarse, y todo ese tiempo en cautiverio produjo que se descalcifique y aparentemente se agarre alguna infección (sí, también le dí los últimos días calcio y antibióticos). Un día antes que llegue Juan de su viaje, me sorprendió que no grite al verme a la mañana, porque siempre me "saludaba". Con el correr de las horas lo observé cada vez más tirado y lo llevé al veterinario. Tan chiquito era y todo fue tan rápido ese día. No pudo ser, murió en mis manos a la tarde, en casa. Inmensa tristeza. Junto con mi marido, lo pusimos en una maceta grande en la terraza de casa. Y lo primero que hizo mi hijo al llegar fue tallar este cartel para él en una madera y despedirse a su manera.



Muchas cosas nos enseñó Gordito. Fue un gran sacrificio y la historia no terminó bien. Perdimos la pelea. Pero yo creo que por algo se cruzó en nuestro camino. Hoy, 5 meses después, puedo estar feliz de lo que nos pasó. Y compartirlo con ustedes.
Agradezco que mis hijos hayan tenido la posibilidad de estar en contacto directo con la naturaleza en todas sus formas (más tiempo que en contacto con la tecnología). Y que hayan aprendido a amarla y respetarla. En esta foto Juan tiene una lagartija en su mano (la ven?), siempre amó toda clase de bichos y tuvo un vínculo especial con ellos.
Yo creo que Gordito descansa en paz, porque recibió mucho amor. Y cada vez que escucho un benteveo me acuerdo de él.
Todas las que tengan niños chicos, traten de sacarlos de las pantallas y llévenlos afuera, con frío o con calor. No soy de dar consejos, pero de éste estoy tan segura que no me lo quiero guardar. Yo creo que es mucho más lo que pueden aprender allá afuera. Y también disfrutar. Gracias por leerme!

39 comentarios

  1. Gordito se fue feliz, sabiendo que fue querido, de eso estáte segura.
    Y tu hijo, un genio. Su sensibilidad es algo que hasta sorprende en esa edad, y creo que la mamá hizo un excelente trabajo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Solcito!! Me costó varios meses poder contar esta historia y dudé mucho. Pero cuando vi esa foto del niños zen realmente vi la cara y la actitud de mi hijo. Fue como una señal que me dijo que había que contarla.
      besos!

      Eliminar
  2. Ahhhhhhhh había visto que publicabas sobre él así que dejé la ventana abierta hasta que pudiera sentarme tranquila a leerte y acá estoy. Que hermosa historia, yo pude seguirla por face y se lo mucho que le dieron a ese pájaro! Hermoso consejo Lía, lo tomo y lo atesoro!
    Te mando un beso enorme, te quiero!

    ResponderEliminar
  3. Qué bueno Lau que puedas tomar el consejo! Lo digo muy humildemente, porque no me gusta andar dando lecciones ...
    Gracias por tu comentario, yo también te quiero!
    besos

    ResponderEliminar
  4. Me emocionó mucho tu relato, cuánto tenemos para aprender las madres acompañando a nuestros hijos! Cuidabas a Gordito pero también acompañabas a Juan, y en el camino todos crecieron.
    Estoy totalmente de acuerdo con tu consejo. Los nenes de departamento y llenos de actividades programadas están olvidandose de jugar y ser precisamente "nenes", abrazados a su perro, siguiendo el camino de las hormigas y corriendo tras las mariposas.
    Gracias por haberlo compartido. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Alicia! Pensé que quizás no era algo que valiera la pena contar, pero comentarios como el tuyo me demuestran que sí.
      Por suerte mis hijos estuvieron abrazados a perros y otras criaturas, siguieron el camino de hormigas y otros bichos y corrieron tras las mariposas (aunque Juan no necesitaba correrlas porque ellas mágicamente se posaban en sus manos).
      Gracias a vos por acompañarme desde acá! Besos

      Eliminar
  5. Emoción! qué lindo todo, me llenó leerte: el consejo, tu relato, tu hijo, vos! ♥ y las dos últimas fotos ♥♥♥♥!!!!!! abrazo giganteeeeeeee!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahhh qué lindo Gise! SOS linda!! gracias miles!!
      abrazo gigante para vos!

      Eliminar
  6. me hiciste llorar...
    yo trato de seguir tu consejo cada vez que puedo. Sé que cuando sean grandes me lo van a agradecer
    un beso grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lauren! Como dije, no soy de dar consejos, pero éste no lo pude evitar. ;)
      Es difícil para los que vivimos en un departamento en una ciudad como ésta, pero son vivencias que les quedan para siempre, vale la pena.
      beso grande!

      Eliminar
  7. ayyy terminé llorando!!
    hermosa historia, hermosa reflexión!
    besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ayyy no llores! lo cuento ahora porque ya puedo hacerlo sin llorar, aunque con emoción.
      mil gracias por tus palabras!
      besos!

      Eliminar
  8. ahh lia, me hiciste llorar..... me emociono... segui la historia por face... y como todo... se puede aprender mucho...
    yo trato eso... de alejarlos de la tecnologia... a veces inevitable.. por muchas razones... y me gusta verlos jugar con una caja de zapatos, a verlos con la play.... en casa no les prestamos tablet ni celus.. salvo en los viajes jejejeje.. porque queremos "preservarlos"... pero es un mundo inevitable tambien... Lo bueno e poder vivir ambas cosas.... y poder elegir no????? se que mis hijos disfrutan mucho mas un parque, que una tarde con tablet..... y eso es lo que vale! un beso enorme!♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. uyyy la idea no era hacerlas llorar ... ¡perdón!
      la tecnología es inevitable y ya es parte de nuestras vidas, para bien y para mal.
      pero el contacto con la naturaleza vale oro y nos enseña muchas cosas viviéndolas, que yo creo que es la mejor forma de aprender.
      gracias por estar siempre Ana!! beso enorme!

      Eliminar
  9. Obvio, también lloré!
    Y en casa lo mismo, tenemos bastante recortada el tema tele, compu, etc. Y el celu me dijeron que no era conveniente que estuviera cerca de los chicos, asi que no lo toca jamás. Y tenemos dos perritos, asi que hacemos paseo diario de 45 min por el parque asi nos aireamos todos. Es dificil con la vida que tenemos ponerle pilas al aspecto mas natural, pero tratamos.
    Un beso, Lia!
    Nat.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien ahí Nat! Cada uno hace lo que puede ...
      Beso grande y mil gracias por leerme. Y comentar! :-D

      Eliminar
  10. qué pena el final de la historia, pero qué llena de mérito por parte de todos.

    Lo felicito a su hijo por el don de bichero, te felicito por superar tu impresión, el cartel de madera me rompió el corazón.

    Me alegro mucho por el Gordito, logró tener una vide remil mejor de la que le esperaba :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahhh ... ahora lloré yo!
      Re mil gracias, de todo corazón.
      Besos!

      Eliminar
  11. Ana Carolina Oleiro27/5/14 10:49

    Lía, soy Caro , compañera de carpintería....me hiciste llorar en la oficina !!!! yo también rescaté pájaros de chica ...algunos con final feliz ....otros no...vivía en el Sur. Que amoroso tu hijo....esa sensibilidad promete un hombre íntegro. y aunque Gordito no pudo superar sus pruebas...vivió feliz con Uds....de eso no hay dudas....bss Nos vemos el jueves

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola compañera carpintera! Qué lindo verte por acá! Bienvenida!
      Lo que no lloré escribiendo lloro ahora leyéndolas.
      Gracias por tus dulces palabras!
      Beso grande!

      Eliminar
  12. Divina tu historia y tu hijo un grande!!!! Por experiencia sé que es muy difícil que un pajarito tan chiquito y enfermo sobreviva(pero no imposible tampoco),lo hemos intentado tantas veces...y cuando no funciona al principio es como que te queda un sabor medio amargo, pero finalmente lo que importante es que lo intentaron e hicieron todo todo lo posible,tu hijo aprendió durante ese tiempo cosas que de otra manera son imposibles de comprender y vivenciar y que no se olvidan nunca.Gordito estaba seguramente destinado a uds y vivió una vida cortita pero felíz , rodeado de tanto cariño y atención.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tus palabras Amanda! Todos aprendimos mucho con Gordito. Y yo aprendo de mis hijos constantemente.
      No tengo dudas que Gordito estuvo rodeado de cariño y atención, una pena que la historia no terminó de otra forma. Se ve que también teníamos que aprender eso :(
      Un beso!

      Eliminar
  13. Uy Lia!! no lloré (y eso que lloro por todo) porque el sentimiento que transmiten tus palabras es de puro amor, devoción y cuidado. Y si bien son emociones fuertes son de las que a mi me alegran el corazón a pesar del final triste. Seguro que Gordito disfrutó de todos esos cuidados, pero además Juan debe haber encontrado algo adentro suyo que no sabia que tenía, vos viste en él la consecuencia de la educación que le dieron, y este post deja huella en todos los que lo leemos. No creo que sea un "consejo", es mas bien una vivencia que vale la pena transmitir, contagiar, para que de a poquito vayamos haciendo del mundo un lugar mejor. Beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy Flor!!! No podía haber recibido palabras más lindas!!!
      Durante nuestra historia con Gordito una vez comenté en Facebook que había descubierto un instinto paternal en Juan increíble; y una maestra suya del jardín de infantes me dijo "pero Lía, eso ya lo sabíamos desde el jardín". Yo vi cosas hermosas en él gracias a lo que nos pasó.
      Y me alegra mucho que no se viva como un consejo. Yo sólo cuento lo que me pasa a mí y me alegra hasta el infinito que eso pueda servirle a otros, y más aún si colabora a que hagamos del mundo un lugar mejor.
      Gracias mil millones Flor! Hoy fue un día muy feliz para mí gracias a este pequeño gran espacio! :))
      Besos!

      Eliminar
  14. Me re acuerdo de Gordito!!! es una pena, pero el la luchó y ustedes también!! es hermosa la historia y hermoso que tu hijo se haya comprometido de esa manera. Me hacer acordar mucho a mi hermano, super bichero siempre!! beso grande

    ResponderEliminar
  15. Gordito tuvo mucha suerte por que aunque su vida fe corta conoció el amor...y eso no les pasa a muchos. Hermosa historia, gracias por compartirla!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amor seguro no le faltó Marce!! Gracias a vos por pasar y compartir conmigo!!

      Eliminar
  16. Qué hermosa historia Lia!aunque con fina triste, todo el amor que recibió gordito, y sobre todo tu hijo, una experiencia única.
    Beosss y buena semana

    ResponderEliminar
  17. Hola Lía!!!!

    Por fin pude venir a visitarte a tu blog, y me encuentro con esta historia tan conmovedora... qué impresión!!!! Es una historia con un final triste, pero en realidad es muy inspiradora y admirable. Qué bello tu hijo y qué bello Gordito!

    Te mando un fuerte abrazo desde México, ahora ya estamos conectadas por acá también... Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rocio!!!! Qué lindo verte por acá :)) Bienvenida!!!
      Muchas, muchas gracias!
      seguimos en contacto. besos!

      Eliminar
  18. Ay Lía, me hizo volver a mis 16 cuando encontré al costado de la ruta una Mara patagónica. La cuidé con una dedicación que ni hoy reconozco le pondría a muchas cosas. La llevaba escondida al colegio para poder darle su leche por gotero y dormía conmigo en la cama. Una mañana no la encontré, se había metido en uno de mis cajones a dormir "para siempre". Que viaje en el tiempo este posteo. Cuanta movilización interna!. Recuerdo que en ese momento tuve la certeza del amor, obviamente yo sabia lo que era, siempre me supe querida en mis entornos, pero en ese momento, con esa pérdida, supe lo que era que yo de amor, como ese sentimiento se materializó en mi, me marcó en adelante. Puff me fui al joraca. Que lindo que lindo . Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, gracias, mil veces gracias Pepi!!! Amo que pasen estas cosas. No te fuiste al joraca, de fuiste al centro de tu ser. Un ser hermoso y lleno de amor, sin lugar a dudas. Ojalá esta historia rebote así también en la vida de mi hijo, con el paso de los años. Qué lindo qué lindo. Gracias a vos!!

      Eliminar
  19. Ay Lia! que final triste , pero que aprendizaje para tu hijo. te aseguro que le lleno el alma.

    Beso grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Meli!! Con el tiempo pudimos vivirlo como una experiencia super rica e importante. Y la tranquilidad de haberle dado a Gordito lo mejor de nosotros.
      Gracias por pasar por acá! Beso grande

      Eliminar
  20. Hola, Lía, vengo por recomendación de GiseFour-Sentidos.
    Ayer conté en mi blog una historia similar a la de Gordito y ella me ha recomendado leerte.
    ¡Cuánta razón tenía! Ahora iré a darle las gracias.

    También te las doy a ti por esa historia tan bonita, tan llena de sensibilidad. Sobre todo te felicito por tener un hijo tan maravilloso (una parte es tuya ya lo sabes)
    Verdaderamente todo el tiempo que dediquen a los animales, a la naturaleza será tiempo ganado.

    Me quedaré con ese pensamiento que nos dicen a ambas: "El final no ha sido feliz, pero han recibido mucho amor" y ambas cosas son lecciones de vida.

    Un enorme abrazo desde el norte de España.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Bienvenida!!!
      Muchas gracias por lo que me decís. Para nosotros fue una vivencia muy enriquecedora.
      Ya me voy a leer tu historia!
      un enorme abrazo desde este lado del mundo!

      Eliminar

gracias por tu visita!! feliz de recibir tu comentario :-)

© taller mAnUfActA • Theme by Maira G.